domenica 31 luglio 2011

Para ti de la colina he cortado esta flor (poema)

Para ti de la colina he cortado esta flor
En la costa escarpada que hacia el mar desciende
Y que sólo las águilas conocen y frecuentan.
.
En la roca agrietada, solitaria ella crecía.
Los costados de la triste cima de sombra
La bañaban y yo veía donde el sol ya no estaba,
Como un arco brillante y rojo de victoria,
La noche oscura hacía un pórtico de nubes.
.
A lo lejos flotaban pequeños navíos.
En el fondo del valle unos techos temían
Llamar la atención brillando demasiado.
.
Para ti, mi amada, he cortado esta flor
Es pálida y no tiene su corola perfume,
Su raíz no atrapó en la cima del monte
Sino el olor amargo de las algas marinas;
.
Mas dije: "pobre flor, desde lo alto de esta cima
Debieras descender hacia el abismo inmenso
Adonde van las algas, las nubes y los barcos,
Pero muere en su pecho, abismo aún más profundo,
Marchítate en su seno, donde palpita un mundo.
.
El cielo que te creó para perder tus pétalos
Te destinó a la mar y yo te entrego al amor".
El viento levantaba las olas, y el día ya no era
Sino un destello pálido, lentamente borrado.
.
¡Ay, cuánta tristeza había en mis pensamientos
Mientras el negro precipicio penetraba mi alma
Con el frío estremecimiento del ocaso!

El hombre y la mujer... (poema)

El hombre es la más elevada de las criaturas;
La mujer es el más sublime de los ideales.
Dios hizo para el hombre un trono,
Para la mujer un altar.
El trono exalta,
El altar santifica.
El hombre es el cerebro,
La mujer el corazón,
El cerebro fabrica la luz,
El corazón produce el amor.
La luz fecunda, el amor resucita.
El hombre es fuerte por la razón,
La mujer invencible por las lágrimas.
La razón convence,
Las lágrimas conmueven.
El hombre es capaz de todos los heroísmos;
La mujer de todos los martirios.
El heroísmo ennoblece,
El martirio sublima.
El hombre tiene la supremacía,
La mujer la preferencia.
La supremacía significa la fuerza,
La preferencia representa el derecho.
El hombre es un genio,
La mujer es un ángel.
El genio es inconmensurable,
El ángel indefinible.
La aspiración del hombre es la suprema gloria,
La aspiración de la mujer es la virtud extrema.
La gloria hace todo lo grande,
La virtud hace todo lo divino.
El hombre es un código,
La mujer un evangelio.
El código corrige,
El evangelio perfecciona.
El hombre piensa,
La mujer sueña.
Pensar es tener en el cráneo una larva,
Soñar es tener en la frente una aureola.
El hombre es un océano, la mujer es un lago.
El océano tiene la perla que adorna,
El lago la poesía que deslumbra.
El hombre es el águila que vuela,
La mujer es el ruiseñor que canta.
Volar es dominar el espacio,
Cantar es conquistar el alma.
El hombre es un templo,
La mujer es el sagrario.
Ante el templo nos descubrimos,
Ante el sagrario nos arrodillamos.
En fin:
El hombre está colocado donde termina la tierra;
La mujer donde comienza el cielo.

Cuando llegues a amar...(poema)

Cuando llegues a amar, si no has amado,
Sabrás que en este mundo
Es el dolor más grande y más profundo
Ser a un tiempo feliz y desgraciado.
El amor es un abismo
De luz y sombra, poesía y prosa,
Y en donde se hace la más cara cosa
Que es reír y llorar a un tiempo mismo.
Lo peor, lo más terrible,
Es que vivir sin él es imposible.

Amo, amas...(poema)

Amar, amar, amar, amar siempre, con todo
El ser y con la tierra y con el cielo,
Con lo claro del sol y lo oscuro del lodo;
Amar por toda ciencia y amar por todo anhelo.
Y cuando la montaña de la vida
Nos sea dura y larga y alta y llena de abismos,
Amar la inmensidad que es de amor encendida
¡Y arder en la fusión de nuestros pechos mismos!
__________________
 Rubén Darío

sabato 30 luglio 2011

Forever and A Day... (poem)

I will love you always,
Forever and a day. Nothing in this world
Could make me feel this way,
You're all my heart can think about,
You're all that my words can say
That's why I will love you always,
Forever and a day.

The Rose Will Grow...(poem)

How can we trust love, and be sure it will last?
We gave our hearts to others, many times in the past.
We shed many tears, and built many fears.
Because of the pain we've come to know.

But if we are to love again, we have to take the chance.
And trust our hearts, our only guide, to find that true Romance.
So if we hide the Rose from the light, we'll never see it grow:
But if we plant it in the sun, we know the Rose will grow.

So tear down the Iron Gate you built so high and open up the door.
The love you find may be the kind, that you've been searching for.
We know that deep within there is a special part.
And we know for love to live, there has to be a spark.
And when that spark, grows to a flame.
The heart we gave is never the same.

The days begin and end with songs.
And to that newfound love your heart belongs.
You walk on clouds of fluffy white.
Knowing and trusting that your heart is right.

The rose will glow and love will grow.
And make a spectacular sight.
For all that see the Rose, will see the petals bright.

El árbol de los amigos (reflexión)

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.
Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar y hay otras que apenas vemos entre un paso y otro. A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.
Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos. El primero que nace del brote es nuestro amigo papa y nuestra amiga mama, que nos muestran lo que es la vida. Después vienen los amigos
hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros y luego pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien.
Mas el destino nos presenta a otros amigos, los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino. A muchos de ellos los denominamos amigos del alma y del corazón. Son sinceros, son verdaderos. Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz y lo que necesitamos sin que se lo pidamos.
A veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón y entonces nos hemos enamorado y tenemos un amigo enamorado. Ese amigo da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a
nuestros pies.
Más también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas. Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, durante el tiempo que estamos cerca.
También hay amigos distantes, aquellos que están en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra y aunque no los vemos seguido están siempre cerca en nuestro
corazón.
El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones. Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría. Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestras
vidas.
Cada persona que pasa en nuestra vida es única y siempre, siempre, deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros.
Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor y salud, hoy y siempre.
Sin embargo, habrá también los que se llevarán mucho y, habrá de los que no nos dejaran casi nada. Esta es la situación en la que se comprueba que dos almas no se encuentran por casualidad.

Una hora de tu tiempo (reflexión)


-Papá ¿Cuánto ganas por hora?
El padre dirigió un gesto muy severo al niño y repuso:
-No me molestes, que estoy cansado.
 
-Pero ... papá –insistía- dime, por favor, ¿Cuánto ganas por hora?
La reacción del padre fue menos severa. Solo contestó:
Ocho pesos por hora.
 
-Papá ¿Me podrías prestar cuatro pesos?
El padre montó en cólera y le dijo:
-Vete a dormir y no me molestes.
 
Había caído la noche.
El padre había meditado lo sucedido y se sentía culpable y, queriendo descargar su conciencia dolida, se asomó al cuarto de su hijo. En voz baja preguntó al pequeño:
-         ¿ Duermes hijo mío ?
-         Dime Papá.... (contestó entre sueños).
-         Aquí tienes el dinero que me pediste (respondió el Padre).
 
El pequeño le dio las gracias y metiendo su manito bajo la almohada sacó unos billetes.
-Ahora ya completé el dinero.... tengo ocho pesos.  ¿ Me podrías vender una hora de tu tiempo? ...

Con alas de libertad (reflexión)

Desplegar las alas es el secreto de vivir... sin miedos, sin dudas allí... frente a todo, frente a un paisaje conocido o desconocido... Abrir las alas y volar...
Cuantas veces en la vida cerramos nuestros ojos y la vida parece distinta en ese mágico mundo de  sueños... Nos perdemos en los pensamientos, en los sueños, volamos y nos dejamos llevar y llevar...

Protegemos nuestras alas, no dejamos que toquen tierra firme...
Y ahora es el momento de abrir las alas al máximo... Disfrutemos del paisaje, no nos detengamos ante los obstáculos al contrario pasemos por ellos sintiéndonos fuertes, comprendiendo que el horizonte es la meta y que ese vuelo es sinónimo de libertad... Como en los sueños, como en esos momentos mágicos en que la mente nos lleva a un mundo desconocido y maravilloso, como en esos instantes en que sólo nos dejamos llevar sin ofrecer resistencia... Está en nosotros el secreto de tener esa fuerza, sólo debemos aprender a volar...

El amor (reflexión)

Sólo el amor obra de una manera mágica y única. Cuando hay amor nada es imposible, todo puede lograrse...
El amor no pude analizarse, no puede explicarse, sólo se siente en el corazón...
Hay quienes se preguntan por qué ése y no otro órgano ha sido elegido para representar el amor. Y... ¡la respuesta es tan obvia...!  Acaso... ¿No sentimos ante las emociones que sus latidos se aceleran y, a veces, nos parece que hasta se quiere escapar de nuestro pecho?.
Acaso... ¿No sentimos ante la angustia la sensación de que una mano férrea nos lo aprieta  hasta casi paralizarlo? Acaso... ¿Sentimos esas sensaciones en otro lado?. No; sólo en el corazón. Es el motor de nuestras emociones y alegrías. Es el blanco de nuestras tristezas y sinsabores. El amor, entonces, es algo especial. Porque puede determinar que nuestra vida tenga o no- sentido... porque puede hacernos perdurar en el tiempo. Nuestro cuerpo se  consume ante la muerte. El amor... el amor puede mantenernos vivos...
 

La Amistad (reflexión)

Un joven dijo: Háblanos de la Amistad.
Y él respondió: Vuestro amigo es la respuesta a vuestras necesidades. El es el campo que plantáis con amor y cosecháis con agradecimiento.
Y él es vuestra mesa y vuestro hogar.
Porque vosotros, vais hacia él con vuestro hambre y lo buscáis con sed de paz.
Cuando vuestro amigo os hable francamente, no temáis vuestro propio no, ni detengáis el sí.
Y cuando él esté callado, que no cese vuestro corazón de oír su corazón.
Porque, sin palabras, en amistad, todos los pensamientos, todos los deseos, todas las esperanzas nacen y se comparten en espontánea alegría.
Cuando os separéis de un amigo, no sufráis; porque lo que más amáis en él se aclarará en su ausencia, como la montaña es más clara desde el llano para el montañés.
Y no permitáis más propósito en la amistad que el ahondamiento del espíritu.
Porque el amor que no busca más que la aclaración de su propio misterio, no es amor sino una red lanzada; y solamente lo inútil es cogido.
Y haced que lo mejor de vosotros sea para vuestro amigo. Si él ha de conocer el menguante de vuestra marea, que conozca también su creciente.
Porque ¿qué amigo es el que buscaréis para matar las horas?
Buscadlo siempre para vivir las horas.
Porque él está para llenar vuestra necesidad, no vuestro vacío.
Y en la dulzura de la amistad, dejad que hayan risas y placeres compartidos.
Porque en el rocío de las cosas pequeñas el corazón encuentra su mañana y se refresca.

venerdì 29 luglio 2011

One... (poem)

 
One flower that is always true
One heart that beats each beat for you.
Together tied by ribbon strong
Will hold forever lasting bonds.

One wish upon this day for you.
One prayer your dreams will all come true.
With thanks for all that you have done
To make each day a special one.

One hope you don't forget the past.
One chance to make our love that last.
And as we celebrate this day,
I only wanted once to say...
I Love you.

Missing You... (poem)

No words I write can ever say,
How much I miss you everyday.
As time goes by the loneliness grows,
How I miss you...nobody knows.

I think of you in silence,
I often speak your name,
But all I have are memories,
And a photo in a frame.

No one knows my sorrow,
No one sees me weep.
But the love I have for you,
Is in my heart and mine to keep.

I never stopped loving you,
I don't think I ever will.
Deep inside my heart,
You are with me still.

Heartaches in this world are many,
But mine is worse than any.
My heart still aches as I whisper low,
"I need you...and miss you so."

The things we feel so deeply,
Are often the hardest things to say.
But I just can't keep quite anymore,
So I'll tell you anyway.

There is a place in my heart,
That no one can feel.
I love you...and I always will.

Precious Tears... (poem)

No words are enough...
to take back the precious tears
that your beautiful eyes had shed,
the eyes that were once smiling
and I...
and I made them cry.
I'm really sorry for everything
I've done or said,
It's useless taking back the tears...
but returning the smile to your eyes...
I'll try with all my soul and tears.

I Miss You... (poem)

I miss you in the morning,
When all the world is new,
I know the day can bring no joy,
Because it brings not you.

I miss the well-loved voice of you,
Your tender smile for me,
The charm of you,
The joy of your unfailing sympathy,
Because the world is full of folks; it's true,
But there was only one of you.

I miss you in the noontide,
The crowded city street,
Seems like a desert now,
I walk in solitude complete.

I miss your hands beside my own,
The light touch of your hand,
The quick gleam in the eye of you,
So sure to understand.

I miss you in the evening,
When daylight fades away,
I miss the sheltering eyes of you,
To rest me for the day.

I try to think I see you yet,
There in the firelight gleams,
Weary at last; I sleep,
And I still miss you in my dreams.

Story of Us... (poem)

Maybe it's a thing called destiny.
I can't help but think you were made for me.
Two hearts needing love,
Brought together by God above.

Somewhere along the way,
Down that winding road,
The pressure of it all took its toll.
The forbidden love that we shared
Became a burden too great to bear.

It  was time, not love or lack thereof,
That split me from the one sent from above.
Two right hearts, one wrong place.
I still patiently wait,
For that day when fate comes my way,
Reuniting me with my soul's mate.

Rose... (poem)

The sun rises east of here
in a place where beauty grows.
The rays shine down upon the
petals of a lovely pink rose.

It grows with love and laughter
to new heights everyday,
this beautiful pink rose
so very, very far away.

Sonnet On Approaching Italy (poem)

I reached the Alps: the soul within me burned,
Italia, my Italia, at thy name:
And when from out the mountain's heart I came
And saw the land for which my life had yearned,
I laughed as one who some great prize had earned:
And musing on the marvel of thy fame
I watched the day, till marked with wounds of flame
The turquoise sky to burnished gold was turned.
The pine-trees waved as waves a woman's hair,
And in the orchards every twining spray
Was breaking into flakes of blossoming foam:
But when I knew that far away at Rome
In evil bonds a second Peter lay,
I wept to see the land so very fair.

TURIN.

Nobody knows this little Rose (poem)

Nobody knows this little Rose --
It might a pilgrim be
Did I not take it from the ways
And lift it up to thee.
Only a Bee will miss it --
Only a Butterfly,
Hastening from far journey --
On its breast to lie --
Only a Bird will wonder --
Only a Breeze will sigh --
Ah Little Rose -- how easy
For such as thee to die!

giovedì 28 luglio 2011

La Sed Insaciable (poema)

Decir adiós. La vida es eso.
Y yo te digo adiós, y sigo.
Volver a amar es el castigo
De los que amaron con exceso.
.
Amar y amar toda la vida,
Y arder en esa llama.
Y no saber por qué se ama
Y no saber por qué se olvida.
.
Coger las rosas una a una,
Beber un vino y otro vino,
Y andar y andar por un camino
Que no conduce a parte alguna.
.
Sentir más sed en cada fuente
Y ver más sombra en cada abismo,
En este amor que es siempre el mismo,
Pero que siempre es diferente.
.
Porque en sordo desacuerdo
De lo soñado y lo vivido,
Siempre, del fondo del olvido,
Nace la muerte de un recuerdo.
.
Y en esta angustia que no cesa,
Que toca el alma y no la toca,
Besar la sombra de otra boca
En cada boca que se besa.

La dama de las perlas (poema)

Yo he visto perlas claras de inimitable encanto,
De esas que no se tocan por temor a romperlas.
Pero sólo en tu cuello pudieron valer tanto
Las burbujas de nieve de tu collar de perlas.
Y más aquella noche del amor satisfecho,
Del amor que eterniza lo fugaz de las cosas,
Cuando fuiste un camino que comenzó en mi lecho
Y el rubor te cubría como un manto de rosas.
Yo acaricié tus perlas, sin desprender su broche,
Y las vi como nadie nunca más podrá verlas,
Pues te tuve en mis brazos, al fin, aquella noche
Vestida solamente con tu collar de perlas.

Amo las cosas hermosas...(poema)

Amo las cosas hermosas,
Las busco y las adoro;
Son la mejor alabanza para Dios,
Y para el hombre de estos apresurados días
Son el mayor honor.
También yo haré algo
Y disfrutaré de ellas mientras tanto,
Aunque mañana parezcan ser tan solo
Como palabras de un sueño
Débilmente recordado al despertar.

Ausencia...(poema)

Habré de levantar la vasta vida
Que aún ahora es tu espejo:
Cada mañana habré de reconstruirla.
Desde que te alejaste,
Cuántos lugares se han tornado vanos
Y sin sentido, iguales
A luces en el día.
Tardes que fueron nicho de tu imagen,
Músicas en que siempre me aguardabas,
Palabras de aquel tiempo,
Yo tendré que quebrarlas con mis manos.
¿En qué hondonada esconderé mi alma
Para que no vea tu ausencia
Que como un sol terrible, sin ocaso,
Brilla definitiva y despiadada?
Tu ausencia me rodea
Como la cuerda a la garganta,
El mar al que se hunde.

mercoledì 27 luglio 2011

La rosa...(poema)


La rosa,
La inmarcesible rosa que no canto,
La que es peso y fragancia,
La del negro jardín en la alta noche,
La de cualquier jardín y cualquier tarde,
La rosa que resurge de la tenue
Ceniza por el arte de la alquimia,
La rosa de los persas y de Ariosto,
La que siempre está sola,
La que siempre es la rosa de las rosas,
La joven flor platónica,
La ardiente y ciega rosa que no canto,
La rosa inalcanzable.

Alguna vez la encuentro por el mundo (poema)

Alguna vez la encuentro por el mundo
Y pasa junto a mí,
Y pasa sonriéndose, y yo digo:
¿Cómo puede reír?
Luego asoma a mi labio otra sonrisa,
Máscara del dolor,
Y entonces pienso: Acaso ella se ríe
Como me río yo.

Asomaba a sus ojos una lágrima...(poema)

Asomaba a sus ojos una lágrima
Y a mi labio una frase de perdón;
Habló el orgullo y se enjugo su llanto
Y la frase en mis labios expiró.
Yo voy por un camino; ella, por otro;
Pero al pensar en nuestro mutuo amor,
Yo digo aún, ¿por qué callé aquel día?
Y ella dirá, ¿por qué no lloré yo?

Como en un libro abierto...(poema)

Como en un libro abierto
Leo de tus pupilas en el fondo.
¿A qué fingir el labio
Risas que desmienten los ojos?
¡Llora! No te avergüences
De confesar que me quisiste un poco.
¡Llora! Nadie nos mira.
Ya ves, yo soy un hombre y también lloro.
_________________
Gustavo Adolfo Becquer

Es cuestión de palabras...(poema)

Es cuestión de palabras y, no obstante,
Ni tú ni yo jamás,
Después de lo pasado, convendremos
En quién la culpa está.
¡Lástima que el amor un diccionario
No tenga donde hallar
Cuándo el orgullo es simplemente orgullo
Y cuándo es dignidad!
________________
Gustavo Adolfo Becquer
1868

Fingiendo realidades...(poema)

Fingiendo realidades
Con sombra vana,
Delante del Deseo
Va la Esperanza.
Y sus mentiras,
Como el Fénix, renacen
De sus cenizas.
___________
Gustavo Adolfo Becquer

Yo sé cuál el objeto de tus suspiros es...(poema)

Yo sé cuál el objeto
De tus suspiros es.
Yo conozco la causa de tu dulce
Secreta languidez.
¿Te ríes? Algún día
Sabrás, niña, por qué,
Tú lo sabes apenas
Y yo lo sé.
Yo sé cuándo tú sueñas,
Y lo que en sueños ves;
Como en un libro puedo lo que callas
En tu frente leer.
¿Te ríes? Algún día
Sabrás, niña, por qué:
Tú lo sabes apenas
Y yo lo sé.
Yo sé por qué sonríes
Y lloras a la vez.
Yo penetro en los senos misteriosos
De tu alma de mujer.
¿Te ríes? Algún día
Sabrás, niña, por qué:
Mientras tú sientes mucho y nada sabes,
Yo, que no siento ya, todo lo sé.
________________
Gustavo Adolfo Becquer

Volverán Las Oscuras Golondrinas (poema)

Volverán las oscuras golondrinas
De tu balcón sus nidos a colgar
Y otra vez con el ala a sus cristales
Jugando llamarán.
Pero aquellas que el vuelo refrenaban
Tu hermosura y mi dicha a contemplar,
Aquellas que aprendieron nuestros nombres,
Esas, ¡no volverán!
Volverán las tupidas madreselvas
De tu jardín las tapias a escalar
Y otra vez a la tarde aún más hermosas
Sus flores se abrirán.
Pero aquellas cuajadas de rocío
Cuyas gotas mirábamos temblar
Y caer como lágrimas del día,
Esas, ¡no volverán!
Volverán del amor en tus oídos
Las palabras ardientes a sonar,
Tu corazón de su profundo sueño
Tal vez despertará.
Pero mudo y absorto y de rodillas,
Como se adora a Dios ante su altar,
Como yo te he querido desengáñate,
¡Nadie así te amará!
_________________
Gustavo Adolfo Becquer

martedì 26 luglio 2011

Nostalgia (poema)

¿De qué se nutre la nostalgia?
Uno evoca dulzuras
cielos atormentados
tormentas celestiales
escándalos sin ruido
paciencias estiradas
árboles en el viento
oprobios prescindibles
bellezas del mercado
cánticos y alborotos
lloviznas como pena
escopetas de sueño
perdones bien ganados

pero con esos mínimos
no se arma la nostalgia
son meros simulacros

la válida la única
nostalgia es de tu piel.

Nada nos separará...(poema)

Te necesito, eres mi vida...
lo que más he amado
sin ti nada sería igual y moriría sino
te hubiese encontrado más.
Sin embargo sé que un día el destino tratará de
separarnos…Eres lo más importante en mi vida.

Cambió todo para mi desde que te
conocí llegaste en el momento justo
y desde ese instante soy más felíz..Eres tan
especial que la lluvia no es lluvia.

Si a mi lado no estás... Eres tan especial que el
sol no sale sin tu presencia, espero
que Dios me permita tenerte a mi lado, que no sé
acabe el día si tú no vienes a verme...

Sin tu amor, cariño y calor no sería yo tan
fuerte por ese motivo siento que antes
de que el sol saliera tú con tu calor me
alentaste...Gracias por ser especial,
porque llevas parte de mí, porque no seria igual sin ti .

Tú siempre serás para mí lo más importante, la
persona que siempre he esperado
la persona que siempre he encontrado
y que nunca dejaré que se vaya…Jamás te dejaré ir
porque con mi amor te detendré,
ni las olas más grandes y fuertes podrán derribarme
ni el calor más intenso podrá derretir
el dulce amor hacia ti,porque fue Dios quien
nos unió y nada en este mundo nos separará.

Al amor que me dejó...(poema)



Amada mía desde que te fuiste mis noches son tan frías
me consume la agonía
me he vuelto preso de la melancolía
y cada día que pasa se extingue mi alegría.
Mentiría si dijera que ya no me importas
son miles de lagrimas las que caen sobre la hoja
aparentar ser fuerte no sirve de nada
si cada noche lloro a solas y empapo la almohada,
mi alma se siente sola, esta desconsolada
y a cada hora espera tu llegada.
Amada mía por que te fuiste y me dejaste esta herida
si yo te lo di todo eras mi niña consentida
me soltaste de la mano en este laberinto sin salida
tan solo son tragos amargos los que me acompañan y paso la saliva
amada mía ahora que no estás siento que se me cae el mundo encima
nada ha sido igual desde el día de tu partida.
Amada mía engaño a todos con una gran mentira
cambiando el dolor por una sonrisa fingida
y es que la verdad yo no sé si este corazón se vuelva a enamorar
por que desde que te fuiste este hombre no ha sido igual.

lunedì 25 luglio 2011

Cárcel perpetua (poema)


Yo vivo encadenado a tu hermosura,
lo mismo que a su roca, Prometeo;
sin poder quebrantar la ligadura
que me une a ti... por más que forcejeo.
¿De qué delito bárbaro fui reo,
para tener que soportar tan dura
y a la vez dulce pena? Mi deseo
es un placer que llega a la tortura.
Me atraes como abismo luminoso;
lucho, por arrancarme de tu lado,
con las fuerzas terribles de un coloso.
¡Inútil! A vivir siempre abrazado
a tu cuerpo flexible y armonioso
parece que estuviera condenado.

Candor (poema)

Azul... azul... azul estaba el cielo.
El hálito quemaste del estío
comenzaba a dorar el terciopelo
del prado, en donde se remansa el río.
A lo lejos, el humo de un bohío,
tal de una novia el intocado velo,
se alza hasta perderse en el vacío
con un ondulante y silencioso vuelo.
De pronto me dijiste: —El amor mío
es puro y blando, así como ese río
que rueda allá sobre el lejano suelo—
y me miraste al terminar, tranquila,
con el alma asomada a tu pupila.
Y estaba azul tu alma como el cielo.

domenica 24 luglio 2011

Nostalgia (poema)

Te quiero...(poema)


Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia
    si te quiero es porque sos
    mi amor mi cómplice y todo
    y en la calle codo a codo
    somos mucho más que dos
tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro
tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía
    si te quiero es porque sos
    mi amor mi cómplice y todo
    y en la calle codo a codo
    somos mucho más que dos
y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero
y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola
te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso
    si te quiero es porque sos
    mi amor mi cómplice y todo
    y en la calle codo a codo
    somos mucho más que dos.

Niña... (poema)

Nombras el árbol, niña.
Y el árbol crece, lento,
alto deslumbramiento,
hasta volvernos verde la mirada.

Nombras el cielo, niña.
Y la nubes pelean con el viento
y el espacio se vuelve
un transparente campo de batalla.

Nombras el agua, niña.
Y el agua brota, no sé dónde,
brilla en las hojas, habla entre las piedras
y en húmedos vapores nos convierte.

No dices nada, niña.
Y la ola amarilla;
la marea del sol,
en su cresta nos alza,
en los cuatro horizontes nos dispersa
y nos devuelve, intactos,
en el centro del día, a ser nosotros.

El amor y la sangre (poema)

El amor sube por la sangre. Quema
la ortiga del recuerdo y reconquista
el ancho campo abierto, la ceniza
fundadora, que la brasa sostiene.

El amor es herencia de la sangre,
como el odio, su amante, y se mantienen
íntimos, besándose, nutriéndose
de sus dobles sustancias transmitidas.

Nada podrá arrancarles de su abrazo:
La espada, el hielo, el tiempo, con sus filos
mezclarán sangres, que, lluviosamente,
germinarán odios, amor o nuevas sangres.

¿Cómo decir:
—«Aquéllos, que nunca conocieron
la sangre derramada, que separen
el odio del amor y reconstruyan
las viejas catedrales de la dicha...»

¿«Aquéllos»?, ¿son acaso otros que los murientes
trasvasados, hechos de sangre antigua?
No es posible lavarse el alma ni las manos
cuando fluye hacia ellas sangre y olor a sangre.

Si ha de hacerse el amor, será con sangre
trepadora, quemante, conocida,
pura sangre del odio, amante impávido
que el amor fecundiza.

Si ha de hacerse la paz...

—¡Callad, campanas!,
¡Ved la tierra, la tierra, que resume
su tempero sangriento y le convierte
en paz, en paz, a puñetazos puros...!

Casida de la rosa (poema)

La rosa
no buscaba la aurora:
Casi eterna en su ramo
buscaba otra cosa.
La rosa
no buscaba ni ciencia ni sombra:
Confín de carne y sueño
buscaba otra cosa.
La rosa
no buscaba la rosa:
Inmóvil por el cielo
¡buscaba otra cosa!

Porvenir... (poema)

Te llaman porvenir
porque no vienes nunca.
Te llaman: porvenir,
y esperan que tú llegues
como un animal manso
a comer en su mano.
Pero tú permaneces
más allá de las horas,
agazapado no se sabe dónde.
... Mañana!
                      Y mañana será otro día tranquilo
un día como hoy, jueves o martes,
cualquier cosa y no eso
que esperamos aún, todavía, siempre.

Dios no lo sabe...(poema)

Dios no lo sabe, pero yo estoy triste
como los viejos pozos en la tarde;
triste como el portón de la herrería
que hace cien años que no ha abierto nadie.
Ya le encuentro sabor de sed al
agua, viendo crecer un trigo miserable;
y todo se me va con el otoño,
pero Dios no lo sabe.

Dios no lo sabe, porque está allá arriba,
y yo acá abajo, triste a mi manera;
yo, que ya sé lo que no dice el viento
y de qué modo hay que pisar la yerba.
Dios no lo sabe, pero yo lo digo,
solo en la noche, solo en la tristeza,
y eso que sé que nada cambiaría
aunque Dios lo supiera.

Yo sé el camino del que sigue andando
derechamente hacia ninguna parte,
y ese lado del tiempo donde hay nieve
para el pequeño amor que llega tarde.
Yo sé cómo se cierra cada puerta
en el anochecer de cada calle;
y sé que hay un sol negro que da sombra,
pero Dios no lo sabe.

Yo sé del hacia abajo en las raíces,
sin hacia arriba, hacia la primavera;
de la lluvia que llueve y ya no es lluvia
en la arena que sigue siendo arena.
Dios no lo sabe, y nada cambiaría,
nada, por más que un día lo supiera.
—O tal vez Dios lo sabe, y está triste sin que nadie lo sepa...

Acuérdate de mí (poema)

Cuando vengan las sombras del olvido
a borrar de mi alma el sentimiento,
no dejes, por Dios, borrar el nido
donde siempre durmió mi pensamiento.

Si sabes que mi amor jamás olvida
que no puedo vivir lejos de ti
dime que en el sendero de la vida
alguna vez te acordarás de mí.

Cuando al pasar inclines la cabeza
y yo no pueda recoger tu llanto,
en esa soledad de la tristeza
te acordarás de aquel que te amó tanto.

No podrás olvidar que te he adorado
con ciego y delirante frenesí
y en las confusas sombras del pasado,
luz de mis ojos, te acordarás de mí.

El tiempo corre con denso vuelo
ya se va adelantando entre los dos
no me olvides jamás. ¡Dame un recuerdo!
y no me digas para siempre adiós.

Sueño especular (poema)

Amo las gaviotas que se alejan
con una rosa inmóvil en su espacio.
Más allá de todo dios
ansío esta quietud
de líneas paralelas.
Adivino otro mar,
otra arena de azogues
en el hueco del alma.
Como la rosa
que se vierte a sí misma,
siempre así.
Siempre así,
sobre la línea ciega
que se eleva hasta el sol.
Así,
bebiendo en cada agua,
temblando en cada labio.

Madre (poema)

Abrí los párpados en medio de la noche
y tú estabas allí, insomne, aguardando
la lenta aparición, la inminente presencia
de la luz, del alba que no llega (del fuego
que regresa de una estación desierta)
 y tú estabas allí, profunda y blanca,
tendida sobre la multitud de los instantes,
apartando la turbiedad confusa de mi sueño,
labrando el tiempo firme, inmóvil, de la muerte
(la edad remota de insectos transparentes
y arroyos escondidos) con su amargura
de mano inalcanzable, de boca detenida
sobre la frente nueva, de beso que separa
el porvenir, y lo devuelve al seno de la tierra,
al estallido ciego de otra edad. Abrí los ojos
y tú estabas allí, mirándome, en medio de la muerte.

sabato 23 luglio 2011

Letrillas a unos ojos (poema)

        I
      Tus ojuelos, niña,
      me matan de amor.


   Ora vagos giren,
o fíjense atentos,
o miren exentos,
o lánguidos miren,
   o injustos se aíren
contra mi dolor,
      tus ojuelos, niña,
      me matan de amor.


   Si se alzan al cielo
llenos de temores,
si alegran las flores
tornados al suelo,
   o abaten el vuelo
de mi ciego error,
      siempre, niña hermosa,
      me matan de amor.


   Tórnalos, te ruego,
niña, hacia otro lado,
que casi he cegado
de mirar su fuego.
   ¡Ay!, tórnalos luego,
no con más rigor
      tus lindos ojuelos
      me maten de amor.
            II
   Niña, tus ojuelos
no sé cómo son,
que siendo mi vida
      me matan de amor.

   Ora vagos giren,
o fíjense atentos,
o miren contentos,
o amorosos miren,
   o airados retiren
todo su esplendor,
tus ojuelos, niña,
      me matan de amor.

   Si se alzan al cielo
llenos de temores,
o colman de flores,
con mirarlo, al suelo,
   o abaten el vuelo
a mi ciego error,
siempre, niña hermosa,
      me matan de amor.

   Niña de mis ojos,
¿cómo son, me di,
los tuyos que así
glorias dan y enojos?
   Y si sus despojos
mis potencias son,
¿para qué, mi vida,
      me matan de amor?

   Si me sois piadosos,
¿cómo me matáis?
Si no, ¿a qué me dais
la vida amorosos?
   ¡Ay, ojos hermosos!,
¿a qué tal rigor,
que siendo mi vida,
      me matáis de amor?

Quién oye ? (poema)

De noche, bajo el cielo desolado,
pienso en tu amor y pienso en tu abandono,
y miro, en mi interior, deshecho el trono
que te alcé como a un ídolo sagrado.
Al ver mi porvenir despedazado
por tu infidelidad, crece mi encono;
mas, como sé que sufres, te perdono.
¡Oh!... ¡Tú, jamás me hubieras perdonado!
Mis lágrimas, en trémulo derroche,
ruedan al fin.. y al punto, en inaudito
arranque, a Dios elevo mi reproche.
Pero se pierde, entre el negror mi grito
y sólo escucho, en medio de la noche,
del silencio el monólogo infinito.

Amor... (poema)

¿Por qué si tus ojos miro
me miras tú con enojos,
cuando por ellos deliro,
y a la luz del cielo admiro
en el éter de tus ojos?

Cansado de padecer
y cansado de cansarte,
y queriendo sin querer,
finjo amor a otra mujer
con la ilusión de olvidarte.

No es mi estrella tan odiosa:
que en fugaces amoríos,
como ave de rosa en rosa
yo voy de hermosa en hermosa
y no lamento desvíos;

Pero el favor de las bellas
irrita mas la pasión
que ardiente busca tus huellas,
y al ir mis ojos tras ellas
vuela a ti mi corazón.

Asi un proscrito tenía
goces en extraño suelo
y volvió a su patria un día
por mirar en su agonía
la linda luz de su cielo.

De ti proscrito y dejando
las rosas por tus abrojos,
vuelvo a tus pies suspirando,
por mirar agonizando
la linda luz de tus ojos.

A una niña (poema)

Niña gentil que a la vida
despertaste alegre ayer,
como en Oriente despierta
la luz al amanecer.

Niña, que del oro cielo
viniste al mundo a caer,
como aljofarada gota
del nítido rosicler.

Y en inmaculada cuna
te remeciste después,
como ilusión que se mece
del sueño al dulce vaivén.

Niña de cabellos de oro
y de labios de clavel
Son de rosa tus mejillas
es de raso tu alba tez.

Es tu sonrisa inconsciente,
de ángel tu mirada es,
y como brilla una estrella
brilla el candor en tu sien.

Dichosa tú que del mundo
pasando vas el dintel,
sin sospechar que las flores
espinas tienen también.

En mi canto, bella niña,
le ruego al Dios de Israel,
que la virtud de tus años
tierno, en otros te dé.

Para que ese mundo, nunca,
con su lodo y fetidez,
ensucie de tu pureza
el blanquísimo glasé;

Qué siempre tú, mariposa
en primoroso vergel
hueles y en las flores halles
ánforas ricas de miel;

Que dé calor a tus alas
el santo sol de la fe,
y que jamás una espina
tus alas llegue a romper.