sabato 30 luglio 2011

Forever and A Day... (poem)

I will love you always,
Forever and a day. Nothing in this world
Could make me feel this way,
You're all my heart can think about,
You're all that my words can say
That's why I will love you always,
Forever and a day.

The Rose Will Grow...(poem)

How can we trust love, and be sure it will last?
We gave our hearts to others, many times in the past.
We shed many tears, and built many fears.
Because of the pain we've come to know.

But if we are to love again, we have to take the chance.
And trust our hearts, our only guide, to find that true Romance.
So if we hide the Rose from the light, we'll never see it grow:
But if we plant it in the sun, we know the Rose will grow.

So tear down the Iron Gate you built so high and open up the door.
The love you find may be the kind, that you've been searching for.
We know that deep within there is a special part.
And we know for love to live, there has to be a spark.
And when that spark, grows to a flame.
The heart we gave is never the same.

The days begin and end with songs.
And to that newfound love your heart belongs.
You walk on clouds of fluffy white.
Knowing and trusting that your heart is right.

The rose will glow and love will grow.
And make a spectacular sight.
For all that see the Rose, will see the petals bright.

El árbol de los amigos (reflexión)

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.
Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar y hay otras que apenas vemos entre un paso y otro. A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.
Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos. El primero que nace del brote es nuestro amigo papa y nuestra amiga mama, que nos muestran lo que es la vida. Después vienen los amigos
hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros y luego pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien.
Mas el destino nos presenta a otros amigos, los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino. A muchos de ellos los denominamos amigos del alma y del corazón. Son sinceros, son verdaderos. Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz y lo que necesitamos sin que se lo pidamos.
A veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón y entonces nos hemos enamorado y tenemos un amigo enamorado. Ese amigo da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a
nuestros pies.
Más también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas. Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, durante el tiempo que estamos cerca.
También hay amigos distantes, aquellos que están en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra y aunque no los vemos seguido están siempre cerca en nuestro
corazón.
El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones. Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría. Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestras
vidas.
Cada persona que pasa en nuestra vida es única y siempre, siempre, deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros.
Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor y salud, hoy y siempre.
Sin embargo, habrá también los que se llevarán mucho y, habrá de los que no nos dejaran casi nada. Esta es la situación en la que se comprueba que dos almas no se encuentran por casualidad.

Una hora de tu tiempo (reflexión)


-Papá ¿Cuánto ganas por hora?
El padre dirigió un gesto muy severo al niño y repuso:
-No me molestes, que estoy cansado.
 
-Pero ... papá –insistía- dime, por favor, ¿Cuánto ganas por hora?
La reacción del padre fue menos severa. Solo contestó:
Ocho pesos por hora.
 
-Papá ¿Me podrías prestar cuatro pesos?
El padre montó en cólera y le dijo:
-Vete a dormir y no me molestes.
 
Había caído la noche.
El padre había meditado lo sucedido y se sentía culpable y, queriendo descargar su conciencia dolida, se asomó al cuarto de su hijo. En voz baja preguntó al pequeño:
-         ¿ Duermes hijo mío ?
-         Dime Papá.... (contestó entre sueños).
-         Aquí tienes el dinero que me pediste (respondió el Padre).
 
El pequeño le dio las gracias y metiendo su manito bajo la almohada sacó unos billetes.
-Ahora ya completé el dinero.... tengo ocho pesos.  ¿ Me podrías vender una hora de tu tiempo? ...

Con alas de libertad (reflexión)

Desplegar las alas es el secreto de vivir... sin miedos, sin dudas allí... frente a todo, frente a un paisaje conocido o desconocido... Abrir las alas y volar...
Cuantas veces en la vida cerramos nuestros ojos y la vida parece distinta en ese mágico mundo de  sueños... Nos perdemos en los pensamientos, en los sueños, volamos y nos dejamos llevar y llevar...

Protegemos nuestras alas, no dejamos que toquen tierra firme...
Y ahora es el momento de abrir las alas al máximo... Disfrutemos del paisaje, no nos detengamos ante los obstáculos al contrario pasemos por ellos sintiéndonos fuertes, comprendiendo que el horizonte es la meta y que ese vuelo es sinónimo de libertad... Como en los sueños, como en esos momentos mágicos en que la mente nos lleva a un mundo desconocido y maravilloso, como en esos instantes en que sólo nos dejamos llevar sin ofrecer resistencia... Está en nosotros el secreto de tener esa fuerza, sólo debemos aprender a volar...

El amor (reflexión)

Sólo el amor obra de una manera mágica y única. Cuando hay amor nada es imposible, todo puede lograrse...
El amor no pude analizarse, no puede explicarse, sólo se siente en el corazón...
Hay quienes se preguntan por qué ése y no otro órgano ha sido elegido para representar el amor. Y... ¡la respuesta es tan obvia...!  Acaso... ¿No sentimos ante las emociones que sus latidos se aceleran y, a veces, nos parece que hasta se quiere escapar de nuestro pecho?.
Acaso... ¿No sentimos ante la angustia la sensación de que una mano férrea nos lo aprieta  hasta casi paralizarlo? Acaso... ¿Sentimos esas sensaciones en otro lado?. No; sólo en el corazón. Es el motor de nuestras emociones y alegrías. Es el blanco de nuestras tristezas y sinsabores. El amor, entonces, es algo especial. Porque puede determinar que nuestra vida tenga o no- sentido... porque puede hacernos perdurar en el tiempo. Nuestro cuerpo se  consume ante la muerte. El amor... el amor puede mantenernos vivos...
 

La Amistad (reflexión)

Un joven dijo: Háblanos de la Amistad.
Y él respondió: Vuestro amigo es la respuesta a vuestras necesidades. El es el campo que plantáis con amor y cosecháis con agradecimiento.
Y él es vuestra mesa y vuestro hogar.
Porque vosotros, vais hacia él con vuestro hambre y lo buscáis con sed de paz.
Cuando vuestro amigo os hable francamente, no temáis vuestro propio no, ni detengáis el sí.
Y cuando él esté callado, que no cese vuestro corazón de oír su corazón.
Porque, sin palabras, en amistad, todos los pensamientos, todos los deseos, todas las esperanzas nacen y se comparten en espontánea alegría.
Cuando os separéis de un amigo, no sufráis; porque lo que más amáis en él se aclarará en su ausencia, como la montaña es más clara desde el llano para el montañés.
Y no permitáis más propósito en la amistad que el ahondamiento del espíritu.
Porque el amor que no busca más que la aclaración de su propio misterio, no es amor sino una red lanzada; y solamente lo inútil es cogido.
Y haced que lo mejor de vosotros sea para vuestro amigo. Si él ha de conocer el menguante de vuestra marea, que conozca también su creciente.
Porque ¿qué amigo es el que buscaréis para matar las horas?
Buscadlo siempre para vivir las horas.
Porque él está para llenar vuestra necesidad, no vuestro vacío.
Y en la dulzura de la amistad, dejad que hayan risas y placeres compartidos.
Porque en el rocío de las cosas pequeñas el corazón encuentra su mañana y se refresca.