martedì 6 settembre 2011

Nino Bravo (personaje)

Lluis Manuel Ferri Llopis en valenciano, cuyo nombre artístico era Nino Bravo, nació en Ayelo de Malferit, Valencia, el 3 de agosto de 1944  y murió en  Villarrubio, Cuenca, el 16 de abril de 1973.
Cantante español, considerado hasta su temprana y trágica muerte como la mejor voz del pop nacional en el final de la década de los sesenta y principios de los setenta. Su estilo, a caballo entre la interpretación estándar (habitual en la mayoría de intérpretes de su generación) y el pop del momento, conquistó a un público mayoritario, no sólo por la alta calidad de su repertorio, sino también por la potencia y belleza de una voz que le diferenciaba definitivamente de sus numerosos imitadores.
Admirador desde siempre de Luis Mariano (tanto como tiempo después lo sería de Tom Jones) tuvo sus primeros contactos con la música ligera cuando, muy joven aún, formó parte del trío semi-profesional “Los Hispánicos”, para pasar después a integrar “Los Superson”, con quienes comenzó a actuar con cierta frecuencia en fiestas y locales de verano de la Comunidad Valenciana.
En marzo de 1969 realizó su presentación en el Teatro Principal de Valencia con un repertorio en el que destacaban versiones de los éxitos del momento, basadas principalmente en canciones de Tom Jones, Engelbert Humperdinck y John Rowles. Las buenas críticas recibidas le animaron a suscribir contrato por cinco años con el sello Fonogram, a razón de un fijo de cinco mil pesetas por canción grabada y un 4% de royalties de las ventas de sus discos.
El single de debut contenía dos temas del prestigioso autor Manuel Alejandro ("Como todos" y "Es el viento"), aunque el éxito llegaría en el verano de 1970, con el tema "Te quiero, te quiero", de Rafael de León y Augusto Algueró. Fue su primer número uno de ventas en España y una de las canciones más populares del año en toda Sudamérica. El éxito continuaría con "Noelia", y en meses sucesivos su presencia comenzó a ser habitual en programas de televisión y festivales como el de Río de Janeiro o Atenas.
Tras la edición de su primer álbum en 1970, su popularidad creció de manera imponente. En 1972 comenzó a colaborar con el equipo de autores formado por José Luis Armenteros y Pablo Herreros, quienes le proporcionaron dos nuevos éxitos en su carrera, "Un beso y una flor" y "Libre", temas compuestos especialmente pensando en las características de la voz del intérprete valenciano.
Pero justo en el momento en el que Nino Bravo alcanzaba su madurez como artista, un accidente de tráfico acabó con su vida en abril de 1973. La noticia trascendió más allá de su nutrido grupo de admiradores y le convirtió en un mito, cuyo prestigio se mantiene hasta la actualidad. Su canción "América, América" alcanzó de nuevo el número uno después de su fallecimiento y, en adelante, las reediciones de sus grabaciones han mantenido vivo su recuerdo.